viernes, 12 de diciembre de 2014

Biografía familiarizada de Paquito Hernández

Paquito Hernández nació un 2 de febrero de 1802, en la ciudad de Río Segundo, Córdoba.  De familia humilde y numerosa, de vivienda precaria y hacedor de trabajos pesados y esporádicos, transitó su vida en la miseria y la desdicha hasta llegar a una posición de clase alta y beneficiario de una riqueza aún hoy incalculable.  Debido a que no tuvo ingesta de sólidos durante sus primeros doce años de vida, no logró nunca ni leer ni escribir. Tampoco aprendió a hablar. Ni mucho menos a caminar. Reconocido por un cúmulo de obras literarias que han sido elaboradas en las condiciones más extrema de soledad y pobreza, fueron todas escritas por su madre. Sus maravillosas composiciones musicales, en cambio, fueron elaboradas por su hermano. Su imaginación para el puntillismo se refleja en esos deliciosos lienzos expuestos en los museos del Prado, el Louvre, el National Art Gallery, el Metropolitan Museum of Art y el Malba. Colección íntegramente pintada por su abuela. La paterna. Es inolvidable su influencia en la matemática moderna, aunque era su padre el que realmente le hacía las sumas. No así las restas, que las operaba mejor su hermana. La menor. Su afición a la danza fue tan notable como imposible, disciplina que en realidad llevó a cabo su adorada esposa; quien también escribió y filmó todas sus películas, obras de teatro y programas de televisión. Algo similar ocurrió con su habilidad para la orfebrería y la fabricación de instrumentos aunque ya es harto conocido que el verdadero y único luthier fue perro. Si bien sus programas de radio finalmente jamás se emitieron, sí fueron galardonadas absolutamente todas y cada una de las publicidades que hizo su hijo. Lo mismo sucedió con las fórmulas científicas descubiertas, los fósiles hallados y la creación del corazón artificial descartable; ideas revolucionarias pensadas y materializadas por su hija. La que aún no nació. Paquito Hernández murió un 2 de febrero de 1922 en la absoluta riqueza. Y sin dejar herederos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada